RECLAMAR INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO

A la hora de reclamar una indemnización por atropello, ya sea un peatón, un ciclista o un motorista, nos encontramos con una situación bastante especial: por una parte, está la víctima del siniestro, la cual no cuenta con una compañía aseguradora de su lado, por otra parte, está la aseguradora del vehículo causante del atropello, la cual se enfrenta al pago de una indemnización y que, por lo tanto, luchará para pagar lo mínimo posible. Y esto lo intentará tanto si la culpa del accidente recae exclusivamente sobre el conductor del vehículo como si el caso es dudoso. Por otra parte, la víctima cuenta con sus derechos. Conocerlos será de gran ayuda a la hora de hacerlos valer.


¡Contacte con nosotros! 933.687.234


LOS DERECHOS DEL ATROPELLADO EN ACCIDENTE DE TRÁFICO

Si eres víctima de un atropello tienes derecho a una indemnización, siempre que la culpa del accidente no sea exclusivamente tuya. Con toda seguridad, en los casos evidentes tales como atropellos en un paso de peatones o cuando el vehículo se salta un semáforo en rojo, tienes derecho a cobrar la indemnización.

Es posible, sin embargo, que creas que la culpa fue exclusivamente tuya. Sin embargo, hay casos de este tipo en los que se puede demostrar que la responsabilidad recae en parte sobre el peatón y en parte sobre el conductor (de manera que las responsabilidades se reparten porcentualmente). Si es así, entonces tienes derecho a cobrar una indemnización por atropello, si bien el conductor puede, por su parte, reclamar una indemnización por los daños que pudiera haber sufrido a causa del accidente. El importe de la indemnización, en estos casos, es equivalente al porcentaje de culpabilidad asignado. En cualquier caso, conviene que retengas que si eres atropellado tienes derecho a cobrar una indemnización siempre que no se demuestre que la culpa fue exclusivamente tuya.

Se dará el caso de que la compañía aseguradora intente que seas reconocido por alguno de sus médicos. Esta es una problemática que, en muchos casos, se ve agravada cuando la víctima del accidente queda en estado de inconsciencia y, por lo tanto, no puede decidir en el momento por quién quiere ser reconocido médicamente. Los médicos de la compañía tenderán a dar un diagnóstico de las lesiones lo suficientemente parcial y subjetivo como para que la cuantía de la indemnización sea mínima. Por ello, te conviene saber que tienes derecho a ser reconocido por un médico de tu elección.

Es posible que el vehículo que te atropelló no estuviera asegurado o, aún peor, que se diera a la fuga. En este caso sigues teniendo derecho a cobrar una indemnización, solo que en lugar de hacerse cargo del pago una aseguradora particular, este es asumido por el Consorcio de Compensación de Seguros.

A la hora de calibrar el escenario en el cual se ha producido el siniestro y así poder valorar qué porcentaje de culpabilidad corresponde a cada una de las partes implicadas, es necesario hacer acopio del mayor número de pruebas posibles para dejar patentes las circunstancias que rodearon al incidente. Por esta razón serán muy útiles todos los documentos que informen sobre el estado del vehículo implicado (zonas de impacto, etc.), de vestigios en el lugar del siniestro (marcas de derrape, restos de del vehículo, etc.) además de los datos de todas las personas que se vieron implicadas (edad, parentesco, ubicación en el momento del accidente, lesiones…) y la declaración de testigos (en caso que los hubiera). Cuando más detallada sea la reconstrucción de los hechos más fácil será determinar el porcentaje de implicación en el accidente por cada una de las partes.

¿QUÉ CUBRE LA INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO?

Si has sido atropellado y si tienes derecho a ser indemnizado, te conviene saber que la indemnización cubre tanto las lesiones causadas por el siniestro, como los gastos de asistencia médica, farmacéuticos, de traslado, gastos de sepelio en caso de fallecimiento, etc. Por otra parte, hay que estar al tanto del modo en el que las lesiones se indemnizan, es decir, de cómo se cuantifica la indemnización. Esto es importante saberlo, puesto que la compañía aseguradora contra la que tienes que hacer valer tus derechos te enviará una oferta motivada irrisoria en relación a la indemnización que realmente te corresponde.

Las indemnizaciones por atropello se cuantifican del mismo modo que para el resto de accidentes de tráfico. A las lesiones a indemnizar se les asigna un valor en puntos, el cual representa la gravedad de la lesión. A mayor número de puntos, más grave es ésta. Después, en un baremo que se actualiza anualmente, se indica la equivalencia en euros de estos puntos. Cada lesión particular contribuye al total con un número de puntos determinado. De esta manera, nos encontramos con que las cuantías de las indemnizaciones en este concepto pueden oscilar entre cifras dispares, tales como los 2.000 – 3.000 euros para lesiones como el esguince cervical o los 382.303,74 euros para los casos más graves de incapacidad, que incluso puedan llegar a repercutir en la posterior calidad de vida de la persona perjudicada. Los perjuicios económicos derivados del coste hospitalario por las lesiones producidas en el accidente también son contabilizados a efectos de indemnización.

El llamado cálculo de los daños personales, los cuales incluyen tanto los de tipo físico como psicológico, se valora conforme el denominado Baremo Legal de tráfico. Aquí es donde se recopilan las posibles secuelas derivadas de un accidente, dado que la variedad de lesiones a las que la víctima puede haberse visto afectada es muy extensa. Existen otras variables (a parte de la misma gravedad de la lesión y sus secuelas) que acrecientan o disminuyen la posible indemnización, como puede ser la edad de la víctima; a persona más joven, más posibilidades de cobrar una mayor cuantía. En cuanto a los daños materiales, te serán de mucha utilidad las facturas o los recibos de compra que puedan demostrar el coste que tuvieron los objetos que se vieron malogrados durante el accidente. Los documentos visuales que atestiguan la presencia de dichos objetos/ropas/complementos en el lugar de los hechos ayudará a demostrar que, efectivamente, se produjeron pérdidas de tipo material.

En RDI SERVICIOS JURIDICOS somos abogados que no trabajamos para ninguna compañía de seguros, especialistas en accidentes de tráfico y atropellos, que luchan contra las compañías de seguros para obtener la máxima indemnización posible.

  • SOLO COBRAMOS SI COBRA EL CLIENTE al final de todo el proceso extrajudicial o judicial, y un porcentaje de la cantidad obtenida, por lo que Vd. no tendrá que adelantarnos nunca ninguna cantidad en concepto de honorarios; garantizado: se lo detallamos por escrito.
  • TODAS LAS VISITAS GRATUITAS, sin compromiso nos podrá consultar y exponer las circunstancias de su accidente. Horario de visitas ininterrumpido (de 9:00 a 18:00 hrs. y viernes de 9:00 a 15:00 hrs.). Queremos ayudarle.
  • SU COMPAÑÍA PUEDE REEMBOLSARLE NUESTRAS ACTUACIONES, dependiendo de su póliza de seguros y en cumplimiento de sus cláusulas. Consúltenos, queremos ayudarle.