Grandes Inválidos por accidente de tráfico

Además de las indemnizaciones por las lesiones sufridas en un accidente de tráfico, existen otros gastos provocados a causa del siniestro que también deben ser compensados. Y es que, la víctima puede enfrentarse a importantes gastos en términos de asistencia sanitaria y ortopédica, así como cuando las secuelas de sus lesiones le obligan a realizar reformas en su vivienda para adecuarla a su estado. Por supuesto, estas circunstancias se dan en casos de accidentes graves, accidentes que convierten a sus víctimas en grandes inválidos, el grado más alto de incapacidad.

Sobre los gastos de asistencia sanitaria y ortopedia en caso de accidente de tráfico

Tendemos a pensar que la Seguridad Social se hace cargo de todos los gastos sanitarios. Lo cierto es, sin embargo, que en caso de accidente de tráfico el sistema público de salud no siempre se hace cargo de los gastos. En el caso de una víctima de un accidente de tráfico, si ésta no es la responsable del siniestro, será la aseguradora del vehículo responsable la que tenga que hacer frente a la totalidad de los gastos de asistencia sanitaria, ortopédicos y de ayuda a la autonomía.

Por otra parte, cuando la víctima que recibe esta asistencia sanitaria es la culpable del accidente, los gastos de asistencia sanitaria normalmente recaen sobre la aseguradora de su vehículo. En este caso, la compañía no se hace cargo de la totalidad de los gastos. En efecto, existe un límite pactado en la póliza, el cual variará en función del acuerdo al que se haya llegado con la compañía.

Adecuación de la vivienda y gran invalidez

Los grandes inválidos por una accidente de tráfico son personas incapacitadas no solo para la realización de cualquier trabajo, sino también para llevar a cabo las actividades más fundamentales y básicas de la vida. La vida de estas personas cambia desde el mismo momento en el que sufren el accidente. Así, la situación en la que quedan a causa de las secuelas de sus lesiones obliga a realizar reformas en su vivienda, tendentes a la adaptación de la misma al estado del accidentado con el fin de facilitar la autonomía del gran inválido.

Como bien sabemos, la reforma de una vivienda supone un coste considerable, coste que en caso de no haberse producido el siniestro no tendría que afrontarse. Por ello se ha de reclamar a la compañía de seguros dicho gasto, de modo que en caso de sufrir un accidente de tráfico y de necesitar adecuar nuestra vivienda, tendremos derecho a cobrar una indemnización para compensar ese gasto de hasta 95.575,94.- euros.